Celebrar o no el Halloween. ¿Quién ganó el debate de ayer?

¿Festejar o rechazar el Halloween? ¿Quién ganó ayer esta batalla sin tregua?

La respuesta corta es: NADIE. Todos perdimos. Creo que el ganador absoluto fue el demonio cuando ambos frentes comenzaron a atacarse con rabia y con insultos, en lugar de considerar detenidamente los argumentos del otro.

Reflexiones

Te comparto algunas reflexiones que me inquietan ahora y me inquietaban aún antes de tomar una postura.

¿Por qué al exponer tu opinión sobre el tema, algunos se sienten atacados, o peor aún, listos para agredir?

¿Por qué si se trata de un evento que muchos consideran positivo, existe tanta división y controversia?

¿Por qué insisten algunos en justificar, más que en ofrecer argumentos sólidos sobre su postura?

¿Se podrá comparar éste, con otros temas controversiales como el aborto, o la reproducción asistida, donde hay dos frentes radicales?

O como dicen los defensores de éstas y otras prácticas acerca de sus oponentes: ¿solo los fanáticos religiosos lo ven mal?

Reflexiones un poco más profundas

De estar equivocados unos, u otros ¿quién tiene más que perder?

Los que NO celebramos, nos perdemos de una fiesta súper divertida un día del año. Not a big deal! No creo que nos estemos jugando la vida eterna por no celebrar a los vampiros y a los fantasmas.

Los que SI lo festejan, en caso de que la Biblia sea literal en su postura, al respecto de celebrar el mal (directa o o indirectamente), podrían estar en serios problemas. ¿O me equivoco?

Algunos versículos:

1 Corintios 10:21

1 Timoteo 4:1

1 Tesalonicenses 5:21-22

Apocalipsis 22:15

Oseas 4:6

2 Corintios 6:17

Juan 3:19-20

1 Pedro 5:8

Santiago 4:4

Levitico 19:31

Isaias 14:12

Isaias 5:20

Pero principalmente ¿me pregunto si mis hermanos creyentes saben lo que es una misa negra? La versión corta es: los grupos satánicos roban hostias consagradas, y sobre ellas hacen sus necesidades fisiológicas, para humillar a Dios en una ceremonia demoniaca. Está por de más decir que ellos creen en la presencia real de Jesucristo en la hostia. Además en estos rituales se llevan a cabo asesinatos y abortos. Todo esto ocurre mientras nuestros niños salen a la calle a pedir dulces.

Contestando algunas preguntas

¿Nuestros hijos son adoradores del diablo por disfrazarse de Minions? ¡Claro que no!

¿Somos satanistas por adornar nuestras casas con calaveras y calabazas? Jajajaja. ¡Exacto!

¿Estamos en pecado mortal por haber regalado dulces y chocolates ayer? ¡No, no y no!

Lo que ocurre detrás de la diversión ¿debe afectarnos?

Piensa en esto. ¿Cómo se sentiría tu mejor amigo condenado a muerte, si el día de su ejecución tú organizaras la fiesta más divertida del año, con dulces y disfraces? ¿Traicionado? ¿Herido? ¿Con el corazón destrozado? ¡Ahora imagínate a su madre!

¿Y si esa madre fuera tuya también? Y si ese amigo, fuera tu hermano. ¿Entiendes mi punto?

Lo más sagrado para nosotros

Ahora te invito a cantar esta canción por unos segundos en tu corazón: “Bendito, bendito, bendito sea Dios, los ángeles cantan y alaban a Dios. Yo creo Jesús mío que estás en el altar, oculto en la hostia, te vengo a adorar…”

¿Sabes cuándo cantamos esta alabanza? ¡Cuando estamos de rodillas frente al Santísimo expuesto, en profunda adoración! Ese mismo al que se roban de las iglesias para profanarlo el día más feliz del año para tus niños.

A esas almitas puras que Dios puso a tu cuidado ¿habrá que enseñarles a esperar ese día con gran ilusión?

¿Puedes leer mi punto sin atacarme?

Tus puntos son perfectamente válidos, muchos yo los comparto

Yo he leído y escuchado los tuyos con respeto.

Estoy de tu lado en muchos de ellos:

Yo también amo a mis hijos

También los quiero ver felices, contentos, y disfrutando

Yo también quisiera comprar el disfraz más hermoso

Yo también quisiera decorar mi casa

Yo también quisiera regalar dulces y disfrutar la visita de mis vecinitos hermosos

Yo también agradezco que mi comunidad se esmere tanto en sus adornos

Yo también me siento agradecida por todas las golosinas que compran mis vecinos para agradar a los niños

A mi también me conmueven los esfuerzos de las maestras por organizar actividades tan bellas y divertidas

YO TAMBIÉN me siento triste, así como tu te sentirías de contrariar a todos por mi decisión: amigos, vecinos, maestras, pero principalmente a mis chiquitos.

Conclusión

¿Sabes? Me siento feliz hasta las lágrimas de hacer este pequeño sacrificio por Aquél que hizo el sacrificio máximo por mí.

Que Dios te bendiga.

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *