Santa Gianna, nunca es tarde para hablar de una amiga

Santa Gianna copy

Nunca es tarde

Ayer 28 de abril se cumplieron 53 años de la muerte de Santa Gianna ¡Tenía tantas cosas y tantas ganas de escbribir sobre ella! No pude hacerlo porque estuve muy atareada con la preparación de la plática para el Foro de Jóvenes por la Vida a la que fui invitada por la organización Right to Life Indianápolis.

Fue un día realmente hermoso, lleno de sorpresas. Por un segundo había olvidado que era el día en que la Iglesia celebraba a esta santa a la que admiramos y amamos tanto. Gracias a las decenas de sitios web que dedicaron una publicación a mi querida Gianna Beretta Molla, no había manera de que su día pasara desaprecibido.

Participar en este foro de adolescentes provida fue una experiencia increíble. Ver a estos jóvenes tan comprometidos con la causa y tan atentos a mi historia, fue realmente sobrecogedor.

La organizadora me había llamado unas horas antes del evento para avisarme que una de las expositoras no iba a poder asistir, así que yo tendría un poco más de tiempo para hablar de mi tema y presentar mi video. Luego me dijo: ¿sabías que hoy es el día de Santa Gianna?. ¡Claro! Le dije. ¡Facebook se encargó de recordármelo! Estoy especialmente emocionada porque esta santa es una de mis mejores amigas allá arriba.

11018131_10152738462760689_3040088104192816293_n

Esta coincidencia de fechas, de su fiesta y mi presentación, y muchas otras, me recuerda cuántas cosas tendremos de qué reírnos ella y yo algún día (en el cielo).

Pero, ¿por qué tenemos un cariño tan especial por ella?

Todo comenzó con una publicidad que recibimos por correspondencia sobre libros y películas religiosas. En el extenso catálogo de historias y documentales, estaba el de esta santa moderna. Inmediatamente me llamó la atención por tratarse de una madre profesionista y que además amaba la causa de la vida.

Cuando leí su historia me sorprendió lo identificada que me sentía con ella, sin mencionar la cantidad de coincidencias que había entre las fechas importantes de Santa Gianna y las de nosotros como familia.

Unos días más tarde, recibí la noticia de que las reliquias de esta santa estarían en mi ciudad. En ese momento sentí que estaba naciendo una amistad muy especial con alguien que ya estaba muy cerca de Dios. ¿Cuántas veces en la vida lees la historia de un personaje famoso y poco después tienes la oportunidad de “conocerlo personalmente”?

El 6 de junio del 2012 asistimos a misa en la iglesia de Holy Name para después ver y tocar las reliquias de Santa Gianna traídas desde su santuario en Pensilvania.

Tocar sus guantes y su rosario, ver imágenes tan hermosas de ella y su familia, y escuchar esa presentación tan emotiva sobre su vida, fue una experiencia muy emocionante, conmovedora hasta las lágrimas. Todavía recuerdo cómo me saltaba el corazón en el pecho cuando nos acercábamos a la mesa donde estaban sus reliquias.

IMG_7471

¿Cuáles son todas esas coincidencias que nos identifican tanto con esta santa?

Gianna nació el 4 de octubre, fecha en que bautizamos a David, nuestro tercer hijo, y el mismo año en que nació mi abuela materna, 1922. Hoy tendría 93 años igual que ella. Fue beatificada un 24 de abril, nuestra fecha de bodas. Fue canonizada un 16 de mayo, mi fecha de nacimiento. Fue la última canonización de nuestro amado San Juan Pablo II ¡otro gran amigo del cielo!

Ambos, Santa Gianna y San Juan Pablo II, serán los santos patronos del próximo Encuentro Mundial de las Familias que se llevará a cabo en Pensilvania, y al que planeamos asistir en septiembre de este año (primero Dios).

JuanPabloII-GiannaBeretta

Santa Gianna fue madre de 4 pequeños, profesionista y gran defensora de la vida. A ella se encomienda la causa pro-vida, las mamás y los bebés no nacidos. ¿Son estas suficientes coincidencias? ¡Al parecer no!

Una publicación sobre los apuntes de Santa Gianna que compartió mi amiga Marilú en su muro de Facebook el 10 de julio del 2012, cuando yo estaba en el sexto mes de embarazo con David, desencadenó una pequeña conversación, en la cual ella me contaba que había soñado que después de tener a mi bebé, yo tendría una niña. Le contesté que era mi deseo, desde hacía mucho, tener una niña y llamarla Gianna, en honor a esta santa.

David nació el 3 de octubre del 2012. Once meses después nacio nuestra pequeña Gianna el 5 de septiembre del 2013. Justamente como había ocurrido en el sueño de Marilú: ¡después de David llegó una nena!

Por si todo lo anterior fuera poco, ayer que asistí a St. Theodore Guerin High School, para hablar de mi testimonio y de mi trabajo por la vida, una pantalla que se encontraba en la entrada principal del edificio decía: St. Gianna, pray for us! (Santa Gianna ¡ruega por nosotros!).

11178316_10152738786525689_2109892052885859892_n

Ayer compartí mi historia y presenté mi video por primera vez EN INGLÉS (¡me moría de nervios!). En este evento hermoso, los jóvenes participantes dieron por iniciado el foro con una oración a Santa Gianna, por ser su día, y hablaron un poco sobre su vida. Me sentí inmensamente feliz de contar con su presencia y su intercesión, en un momento tan especial para mí.

¡Cuántas alegrías y coincidencias han ocurrido en nuestras vidas relacionadas con nuestra santa tan querida!

Más sobre nuestra amiga del cielo

Gianna fue la décima de 13 hermanos. Era médico pediatra y tenía un inmenso amor por las madres y los niños. Se casó con el ingeniero Pietro Molla a la edad de 33 años. Tuvieron tres hijos y perdieron otros dos en abortos espontáneos. En septiembre de 1961 estando en el segundo mes de un nuevo embarazo, Gianna fue diagnosticada con un gran tumor uterino. Ella sabía que la única forma de salvar su vida era sometiéndose a una cirugía para que le extirparan el útero, pero esto significaba la muerte del bebé que esperaba. Para proteger la vida de su bebé, Gianna pidió que solamente le extirparan el tumor, para así poder continuar con el embarazo. Ella sabía que esta decisión ponía su vida en grave peligro, pero le daba una esperanza de vida al bebé. Dias antes del nacimiento de su bebé, Gianna le dijo a su esposo que si debía escoger entre su vida y la de su hijo, él debía salvar al bebé sin dudarlo. Horas después de haber dado a luz a la pequeña Gianna Emanuela, la salud de Gianna se deterioró de forma tan drástica que murió una semana después en medio de terribles dolores el 28 de abril de 1962. Hasta su último aliento, Gianna repitió una y otra vez: “Jesús te amo, Jesús te amo”.

Su esposo, su hija, la doctora Gianna Emanuela, y los otros hijos del matrimonio, estuvieron presentes en su canonización 42 años después de su muerte.

101_2642

Santa Gianna fue la primera mujer profesionista y médico canonizada.

Que nuestros tiempos descubran una vez más a través del ejemplo de Gianna Beretta Molla, la belleza pura, casta y fecunda del amor conyugal, vivida como respuesta a un llamado divino, dijo San Juan Pablo II en su homilía el día de la canonización. 

¿Te gustaría pedir la intercesión de Santa Gianna?

Les compartimos esta hermosa oración. 

Dios, Padre nuestro, te alabamos y te bendecimos porque en Santa Gianna Beretta Molla nos has concedido y dado a conocer a una mujer, testigo del Evangelio, como joven, esposa, madre y médico. Te damos gracias también porque por medio de la entrega de su vida nos enseñas a acoger y honrar a toda criatura humana.

Tú, Señor Jesús, has sido para ella referencia privilegiada: te ha sabido reconocer en la belleza de la naturaleza; cuando se preguntaba qué camino debía tomar en la vida, te buscaba y quería servirte del mejor modo posible; en el amor conyugal ha sido signo de tu amor por la Iglesia y por la humanidad; como tú, buen samaritano, se ha detenido junto a toda persona enferma, pequeña y débil; siguiendo tu ejemplo y por amor, se ha dado totalmente, engendrando nueva vida.

Espíritu Santo, fuente de toda perfección, concédenos también a nosotros sabiduría, inteligencia y valor para que, siguiendo el ejemplo de santa Gianna y por su intercesión, en la vida, personal, familiar y profesional, sepamos ponernos al servicio de todo hombre y de toda mujer para crecer así en el amor y en la santidad.

Amén.

¡Bendiciones!

María y Daniel

 

 

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *