40 Días por la Vida, PARTE III

Animo

¡Lo que nadie te dijo!

Nadie te ha hablado del cuarto elemento: el de ¡NO DESANIMARNOS!

Cuando estemos haciendo nuestra labor de promoción con gran entusiasmo, es muy probable que no veamos esa misma energía en otras personas. En estas campañas ocurre esta apatía más de una vez. Nos ha pasado a nosotros: hemos tenido campañas muy exitosas, con un gran número de participantes, y hemos tenido otras menos afortunadas.

Aunque parezca que cuesta trabajo llenar los lugares para que la vigilia sea constante, o aunque no llegue toda la gente que se compromete, o aunque suceda lo que suceda, los 40 Días por la Vida tienen que seguir adelante, hasta que, con nuestras oraciones y sacrificios, terminemos con el mal del aborto en el mundo.

Por otro lado, este año se han cancelado varias vigilias y eventos en este país, debido a las temperaturas tan bajas que se han convertido en un peligro. Sin duda, tener el deseo de participar y no poder hacerlo es decepcionante.

La otra forma de desánimo que podemos experimentar es la de no ver resultados inmediatos. Pareciera que por más que estamos al frente de la batalla, las madres siguen entrando a esas clínicas. No vemos ni una señal de arrepentimiento ni de dolor en ellas o en el personal del centro de abortos. Pareciera que de nada sirven los esfuerzos que hacemos, o que nadie nos nota.

Si experimentas este desaliento, no te preocupes demasiado ¡somos humanos! Los sentimientos nos van a traicionar más de una vez, lo importante es hacer un compromiso firme y seguir adelante. Si en algún momento sientes deseos de darte por vencido, sólo ve al sitio web de 40 Days for Life y lee una y otra vez los resultados que han tenido estas campañas alrededor del mundo. ¡Los 40 días por la Vida dan resultados! Muchas veces son resultados que no vemos, como el de las madres que no llegan a su cita porque ven en las personas que están rezando, la señal que esperaban del cielo para no abortar a su bebé, o la semillita que sembramos en el personal de las clínicas para buscar otro empleo y dejar la industria del aborto.

Ya nos dimos cuenta a través de las redes sociales que no estamos solos. ¿Qué más entusiasmo podemos pedir que saber que somos cientos de miles? Si en tu comunidad no hay mucha participación o si no han visto grandes resultados, NO IMPORTA ¡tú haz tu parte! Decía la madre Teresa de Calcuta: “Dios no nos ha llamado a ser exitosos, Dios nos ha llamado a ser FIELES”. Seamos fieles a nuestra causa. Este amor que sentimos por los no nacidos no es mérito nuestro, Dios nos lo puso en el corazón para que hagamos algo grande con ese AMOR.

En la campaña anterior, Dios me dio el privilegio de ser su instrumento para salvar a dos bebés.

Recientemente conocí personalmente a uno de ellos. Para mí, todas las campañas en las que he participado, y el sacrificio que ha significado todo este trabajo de años, ha valido la pena con solo el hecho de poder experimentar esta alegría, y de ver la dicha de esos padres que escogieron la VIDA para su pequeñita.

Este inicio de campaña ha sido para mí un regalo de Dios, por todo lo que ha ocurrido a raiz de los videos que hemos publicado recientemente, y el número de personas que se han comunicado conmigo para saber más sobre la campaña, para contarme sus historias y testimonios y finalmente para comunicarme que han cambiado de parecer con respecto a su aborto.

Yo te invito a unirte activamente a la causa de la VIDA si no lo has hecho antes. Hoy es más fácil que nunca ser PROVIDA. No hay obstáculos que nos impidan empezar a defender a los más indefensos desde este mismo momento. Siempre, hay una vida que está en peligro y que podemos ayudar a salvar con los talentos que nos ha dado Dios y a través de iniciativas maravillosas como los 40 Días por la Vida.

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *